10 Remedios naturales para combatir el hígado graso

Vivimos tiempos acelerados, con hábitos de vida poco saludables, un tipo de alimentación inadecuado y poca fuerza de voluntad para cuidarnos. ¡Cuidado! porque tu hígado puede sufrir las terribles consecuencias. Y es que según los expertos, cada vez son más frecuentes los casos de hígado graso. La buena noticia es que es totalmente reversible. Aquí te paso unos remedios sencillos y maravillosos para combatirlo.

Infusión de Jengibre

Un artículo publicado en la revista World Journal of Gastroenterology en 2011, menciona sus multiples propiedades curativas y como muchos estudios han demostrado que ayuda a disminuir los triglicéridos. Además, por ser un antioxidante natural, combate también el estrés oxidativo.

Jugo de Toronja

La naringenina contenida en las toronjas te ayuda a activar los químicos que oxidan los ácidos grasos. Ésta disminuye la grasa de tu cuerpo y además atenúa el sindrome metabólico cual se ha convertido en uno de los principales problemas de salud pública según la OMS.

Té de Boldo

Es una planta de origen chileno que ayuda a evitar la fatiga, favorece la digestión y tiene la capacidad de regular las funciones hepática y biliar. Pero debes ser mesurada porque el abuso de esta planta puede provocarte vómitos y mareos así que consulta con tu médico la dosis adecuada.

Rábanos

Licúalos con agua y cuélalos. Los naturistas sugieren que los tomes en días alternos para que puedas sentir los beneficios ya que te ayudará a eliminar los residuos de los conservadores y colorantes de los alimentos y que se acumulan en tu hígado.

Jugo de remolacha con limón

Mezcla en la licuadora el jugo de dos limones, una remolacha picada y dos tazas de agua. Los médicos naturistas recomiendan su consumo 3 veces al día durante una semana comenzando en ayunas, antes de la comida y después de la cena. Gracias a su alta cantidad de fibra, evitará que acumules toxinas y retengas líquidos.

Alcachofas

Es un remedio natural muy práctico porque puedes consumirlo en ensaladas o en sopas. Esta te ayuda a digerir las grasas y evita la formación de gases. Además estimula la secreción de bilis, es antioxidante y antiinflamatoria. Puedes consumirla 3 veces por semana.

Acelga

Es excelente para limpiar y rejuvenecer el hígado y además es rica en fibra. Puedes consumirla en ensaladas, en sopas, en caldos o en algún jugo depurativo.

Usa hojas de la planta de stevia para endulzar

Evita a toda costa el azúcar ya que está contraindicada en este padecimiento, ni la sacarosa ni la fructuosa son recomendables. Puedes endulzar tus alimentos de forma natural con esta planta e incluso puedes tener tu propia maceta en casa.

Un poco de cafeína

Sin caer en el exceso, puedes consumir una taza diaria de café sin azúcar ya que en recientes estudios publicados en la revista norteamericana Hepatology, se afirma que un grupo de investigadores de la universidad de Duke descubrieron en la cafeína beneficiosas propiedades para combatirlo.

Tamarindo

Puedes prepararlo en agua o té. Sus ácidos insaturados actúan como descongestionante y protector del hígado.- Solo hierve 1 litro de agua, añade sus hojas, deja reposar 30 minutos y estará listo para que lo bebas.

Deja una respuesta